Los fabricantes japoneses de vehículos Nissan y Toyota han vuelto a emplear trabajadores temporales en sus fábricas europeas para impulsar su ritmo de producción de vehículos pequeños, informó hoy el diario nipón "Nikkei". A pesar de que la situación de la industria automovilística europea sigue siendo difícil, la demanda de los vehículos pequeños se ha incrementado, apoyada en parte por los programas de incentivos gubernamentales para los usuarios de coches más compactos y eficientes. Nissan contrató en mayo a 150 trabajadores temporales en su fábrica de Sunderland, en el norte del Reino Unido, y a otros cien empleados en junio, durante al menos cuatro meses.