El fabricante japonés de automóviles Nissan invertirá 118 millones de dólares (75,6 millones de euros al cambio actual) en amoldar su planta estadounidense de Canton, en el Estado de Mississippi, para la producción de tres nuevos vehículos comerciales, que se empezarán a comercializar en el mercado norteamericano en 2010. La firma señala que su intención es entrar a competir en Norteamérica en un segmento en el que no se encontraba presente en la actualidad, para lo que colaborará con Cummins en el ámbito de motores y con la firma Friedrichshafen en lo referente a las transmisiones de estos vehículos.