El fabricante japonés de cámaras fotográficas Nikon anunció que prescindirá de 1.000 empleados de su división de equipos de precisión, debido a los efectos negativos de la crisis económica global sobre la compañía, informó hoy la agencia local Kyodo. El fabricante despedirá a 800 de los 2.900 empleados de su plantilla de producción en Japón, y a 200 de los 1.700 que trabajan en sus departamentos de fabricación de componentes para semiconductores y pantallas de cristal líquido (LCD) en todo el mundo. Como parte de los planes de reestructuración, Nikon reorganizará cuatro de sus subsidiarias de producción en dos, según Kyodo.  Debido a los efectos negativos de la crisis económica global, muchas de las grandes empresas japonesas, como Sony o Nissan, han venido anunciando despidos multitudinarios desde finales del año pasado.