La empresa Nike, la mayor del mundo de calzado, ropa y complementos deportivos, anunció hoy que recortará unos 1.750 empleos o en un 5% su fuerza laboral, dentro del plan de reestructuración que lleva a cabo. La reducción de plantilla incluye a medio centenar de puestos de trabajo en su sede corporativa, ubicada en la localidad de Beaverton, en el estado de Oregon. La compañía explicó que había completado el proceso de revisión de su fuerza laboral, de unos 35.000 empleados, que había iniciado en febrero y tenía como objetivo mejorar la atención a sus clientes, acelerar la toma de decisiones y crear una estructura organizativa más sólida.