El grupo alimentario suizo Nestlé concluyó 2009 con un beneficio neto de 10.428 millones de francos suizos (7.116 millones de euros), lo que representa un descenso del 42,2% respecto al año anterior, lastrado por la ausencia de elementos extraordinarios como la venta en 2008 del 24,8% que la compañía helvética controlaba en Alcon, lo que reportó entonces un beneficio de 9.200 millones de francos (6.277 millones de euros). La cifra de negocio de la mayor compañía mundial del sector alcanzó los 107.618 millones de francos (73.438 millones de euros), un 2,1% menos, lastrada por el impacto del cambio de divisas y de las desinversiones.