Expondremos algunos datos que apuntan a que abrir cortos en los niveles actuales de S&P500 puede resultar rentable:
*Hay indicadores de corto plazo que vienen generando señales 100% efectivas desde hace varios años que sugieren estar ante una buena oportunidad de abrir cortos:




Cuando la señal bajista se produce, cierto es que en el día siguiente, o entre 1-3 días después, el S&P500 suele subir alrededor de un 1,5%. No obstante lo anterior, en todas las ocasiones al cabo de pocas semanas se producen importantes caídas desde los niveles en que se produce la señal de venta.

Sin llegar al 100% de efectividad, como el anterior, tendríamos otro indicador que mide el número de valores del NYSE que marcan máximos por encima de las últimas 52 semanas. En este caso, en el 80% de las ocasiones que el indicador rebasa determinados parámetros nos encontramos ante buenos niveles de venta en el S&P500:



En línea con lo anterior tendríamos datos para el NASDAQ 100:



*Hay indicaciones de medio plazo un tanto contradictorias en estos niveles, aunque bien es cierto que este tipo de síntomas, caso de estar en lo cierto, pueden tardar varios meses en confirmarse:



Los máximos marcados en abril de este año por el S&P500 no se corresponden con los de índices como el Russell 2000, DJ Transportes y Footsie 100. Esto ocurre porque en la última subida, el peso de la misma ha venido de la mano del sector financiero, sin que el cíclico haya acompañado la misma.

Esto último puede corroborarse en los siguientes gráficos:





Conclusión:

Los datos mostrados sugieren que una nueva pata bajista estaría próxima en el tiempo. Los actuales niveles de 1375 puntos en el S&P500, a pesar de poder ver entre una y tres sesiones de cierta subida adicional, constituirían una buena oportunidad para rentabilizar una apertura de posiciones bajistas.

No descartaríamos, al menos, una vuelta del S&P500 a los 1260 puntos en las próximas semanas.