La agencia de calificación crediticia Moody's ha rebajado de 'A3' (peor nota dentro de la calidad buena) a 'Baa1' (calidad aceptable) los 'rating' a largo plazo tanto de Gas Natural como de Unión Fenosa.

Al mismo tiempo, la agencia mantendrá bajo vigilancia con perspectiva negativa la calificación a largo plazo de ambas compañías. A corto plazo, la nota sigue estando para ambos grupos en 'Prime 2' (calidad buena).

Moody's explica que estas decisiones se deben a la compra por parte de Gas Natural del 35,4% restante de ACS en Unión Fenosa y a la Oferta Pública de Adquisición (OPA) que la gasista lanzará en breve por el 100% de la eléctrica.

La firma señala que la deuda del grupo presidido por Salvador Gabarró aumentará "sustancialmente" por encima de los 5.100 millones de euros registrados a finales de 2008 y se sumará tras la adquisición al pasivo actual de Unión Fenosa, de cerca de 6.700 millones. Tras la OPA, calcula, la deuda del grupo resultante rondará los 26.000 millones.