La agencia de medición de riesgos Moody's ha decidido cambiar la perspectiva de la calidad crediticia de la deuda de la petrolera Repsol de estable a negativa. De acuerdo con un comunicado de Moody's, que ha indicado que existen 9.800 millones de euros de deuda afectada, la decisión se ha adoptado por las costosas iniciativas que está emprendiendo el grupo en el negocio de extracción y distribución.