La agencia de calificación financiera Moody's ha rebajado en un nivel la nota de la deuda a largo plazo de Grecia, dejándola así a un paso del default.

Pese al plan de rescate internacional, Moody's ha colocado la deuda de Grecia a un paso de la suspensión de pagos, pues considera que no podrá reembolsar íntegramente a sus acreedores privados.

El anuncio de un segundo plan de ayuda de la Eurozona y del intercambio de las antiguas obligaciones griegas contra nuevas que lo acompañan "sugieren que los acreedores privados sufrirán pérdidas", explica esta agencia en un documento el lunes. La nota de la deuda a largo plazo de Grecia ha pasado de Caa1 a Ca.

Los dirigentes europeos habían aludido a esa posibilidad al anunciar el programa de ayuda de casi 160.000 millones de euros, con una fuerte participación del sector privado.

Ese plan modifica los términos iniciales de reembolso de los préstamos otorgados a Grecia. Una modificación "que implica una pérdida del 20% para los bancos y otros tenedores de deuda griega", precisó Fitch. Para la agencia, "esto constituye un default".