La agencia de calificación ha puesto en tela de juicio el rating de todos los miembros de la Unión Europea como consecuencia de los problemas de deuda por los que atraviesan y habla ya de dos soluciones posibles, o una mayor unión o una separación efectiva.

"Aunque el escenario central de Moody's sigue siendo que el área euro será preservada sin una expansión adicional de suspensiones de pagos, incluso este escenario 'positivo' conlleva implicaciones de calificación muy negativas en el periodo intermedio", señala la agencia, según informa Reuters.

Moody's recuerda que las decisiones políticas para aplicar un plan efectivo para solucionar la crisis podrían dejar a más países sin acceso a los mercados, una situación que "posiblemente llevaría a que las calificaciones de esos países sean desplazadas a un grado especulativo en vista de las pruebas de solvencia que serían requeridas".

La agencia considera que la zona euro se aproxima a un cruce de caminos que sólo tiene dos direcciones: una mayor integración o una mayor fragmentación. Moody's señala que el segundo escenario "tendría repercusiones negativas para la calificación crediticia de toda el área euro y de las deudas soberanas en la Unión Europea".

La firma añade que la posibilidad de un escenario más negativo ha crecido en las últimas semanas al calor de la incertidumbre política en Grecia e Italia y de unas perspectivas económicas peores.

"La posibilidad de varias suspensiones de pagos por parte de países del área euro ya no es desdeñable. De acuerdo con la visión de Moody's, cuantos más se extienda la crisis de liquidez, la posibilidad de 'default' aumentará con mayor rapidez", indica la agencia. Estas suspensiones aumentarían la posibilidad de que uno o más países abandonen el euro.