La agencia de calificación crediticia Moody's ha advertido de que el último plan de ajuste de 54.000 millones de euros aprobado por el Parlamento de Italia la semana pasada tendrán un impacto negativo en el crédito de los gobiernos regionales y los locales del país

Según Moody's esto añade "presión inminente" a unos presupuestos que "ya están al límite". La gencia cree que los esfuerzos de consolidación serán más "severos e inminente", ya que reduce en 7.000 millones de euros los presupuestos para estos gobiernos en 2012 y 2013 y les acorta el plazo para eliminar sus déficits.

La agencia también señala que este nuevo paquete de medidas diseñado para reducir el déficit del Gobierno estatal de cara a 2013, lo que incluye recortes en las transferencias a los gobiernos regionales y locales y medidas de ajuste en estos ejecutivos, introduce "incertidumbre" sobre la distribución de los poderes y las competencia de los Gobiernos locales.

Si a estos ajustes se les añaden los aprobados en julio, el impacto ascendería a los 25.000 millones de euros en los próximos tres años, algo más del 3% de sus presupuestos.

La calificadora ha decidido mantener en revisión la nota de Italia, actualmente en “Aa2”,  para darse otros 90 días adicionales antes de pronunciarse sobre una posible rebaja de la nota de solvencia crediticia del país trasalpino