La agencia de calificación de deuda Moody's Investors ServiceSe espera que la calidad crediticia de los emisores de Europa Occidental siga deteriorándose en el segundo semestre de 2008, lo que supone un nuevo signo de que la crisis crediticia aún no se ha superado. La agencia cita el empeoramiento de las condiciones para acceder al crédito, la desaceleración de la actividad económica, el empeoramiento de los beneficios y la política monetaria más ajustada como motivos de la sombría previsión. En su informe sobre Tendencias Crediticias Europeas, publicado el lunes, Moody's dijo que, de los 52 emisores cuyas calificaciones se colocaron en revisión en la primera mitad del año, sólo un 13% tenían posibilidad de revisarse al alza, frente al 27% en el segundo semestre de 2007.
"Tras comenzar hace un año, la crisis crediticia está ahora en pleno apogeo y se espera que su impacto sobre la economía en general se intensifique en los próximos meses", agregó la agencia. La crisis ha empezado a pasar factura a los prestatarios de Europa Occidental. En el segundo trimestre de 2008, Moody's rebajó las calificaciones de 41 emisores y mejoró las de 12. Esto sitúa el intervalo de calificaciones -el número de mejoras menos el número de rebajas- en menos 29, el peor dato desde el primer trimestre de 2003. No sólo los emisores financieros sufren Pero los emisores financieros no son los únicos que están sufriendo. El empeoramiento de las condiciones crediticias y el incremento general del coste de la financiación se están filtrando ya a todas las áreas de la economía. De hecho, Moody's puso a un total de 19 emisores no financieros en revisión en el segundo trimestre, alegando que "la erosión de los márgenes de beneficios" fue la responsable de la decisión de poner a 14 prestatarios en revisión con vistas a una posible rebaja, y que sólo hay tres revisiones con vistas a un mejora. Las empresas de distribución minorista serán las que más sientan la crisis, ya que sus estrechos vínculos con el ciclo económico les convierten en principales candidatos para una rebaja, con grupos como el británico Tesco, el alemán Escada y el francés Pernod Ricard en revisión con vistas a una rebaja.