Moody's Investors Service advirtió que Argentina podría enfrentar otro posible incumplimiento el próximo año a medida que sus opciones de financiamiento "posiblemente se reduzcan en gran medida".  La nación sudamericana declaró una cesación de pagos sobre 81.000 millones de dólares en bonos soberanos y cuatro años después presentó un plan de reestructuración unilateral y no negociable avaluado en unos 25 centavos por cada dólar. Cuando la mitad de sus acreedores internacionales dijo "no gracias", Buenos Aires repudió sus quejas. Moody's señaló el lunes en un informe que si bien el Gobierno del país posiblemente cumpla sus pagos de deuda este año, lo que ocurra el próximo año es otro tema si la recesión mundial continúa reduciendo sus ingresos tributarios. Gabriel Torres, autor del informe, dijo que la mayor parte de la flexibilidad financiera de Argentina proviene del previsto superávit de 30.000 millones de pesos (8.400 millones de dólares) que el Gobierno espera registrar este año. El Gobierno se ha visto debilitado por continuos conflictos internos en la carrera hacia las elecciones de octubre, en la que se elige un tercio del Senado y la mitad de la Cámara baja.