Metrovacesa ha cumplido con el último trámite necesario para poder iniciar el proceso de división efectiva de la compañía, que era la liberación de las acciones de su filial francesa Gecina, aportadas como garantía de un préstamo de 3.209 millones suscrito en 2006 y cuya refinanciación fue firmada hoy. La separación fue acordada en febrero pasado después de que los dos accionistas mayoritarios de Metrovacesa, la familia Sanahuja por un lado y Joaquín Rivero y su socio Bautista Soler por otro, no fueran capaces de gestionar conjuntamente la compañía.