La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, han declarado en rueda de prensa que "habrá una participación voluntaria de los tenedores de deuda griega", sin aclarar los términos concretos de esa participación.

Merkel se niega ahora a posponer hasta septiembre la decisión sobre el rescate de Grecia, como expresaban ayer fuentes de la Cancillería de Berlín, sino que repite que debe abordarse "lo más rápido posible".

Los detalles definitivos del desbloqueo del rescate quedan supeditados a un informe final que debe presentar la troica (BCE, FMI y UE) y que aún no estaría listo, tras cuya lectura, los socios europeos tomarán una decisión "cuanto antes".

Sarkozy, por su parte, al ser interrogado sobre las modalidades técnicas de la participación de los acreedores privados, dijo que de momento era difícil precisarlas, aunque lo verdaderamente importante son "cuatro principios" en los que hay acuerdo entre Francia y Alemania.

Esos cuatro principios, según el presidente francés, son la voluntariedad, el evitar un así llamado "credit event" (incumplimiento crediticio), la cooperación con el BCE y el logro de una solución para Grecia lo más rápido posible.