La canciller alemana, Angela Merkel, ha reiterado su exigencia de que se limite mediante reglas internacionales el pago de primas a altos ejecutivos. "Nadie entiende que se pague una recompensa a aquellos manager que han trabajado mal y luego llaman al Estado en su ayuda", señaló en unas declaraciones al rotativo Hamburger Abendblatt. "Esto lo vamos a cambiar. Aunque esto solo se puede hacer de manera efectiva a nivel internacional", manifestó la mandataria, que añadió que "la mejor orientación sobre su cuantía es el éxito real y sostenido de una empresa". "Si una empresa genera beneficios, solo una parte determinada de los mismos podrá ser dedicada al pago de bonificaciones. Pero si una empresa no produce beneficios, no puede haber bonificaciones", afirmó.