El beneficio neto de Mapfre en los nueve primeros meses de este año ascendió a 529 millones de euros, una cifra que representa un incremento del 18,9% respecto al mismo período del ejercicio anterior, "que estuvo afectado por la excepcional siniestralidad catastrófica", explica la compañía. Los ingresos, por su parte, se situaron en 20.297 millones, lo que supone una reducción del 4,7% y las primas en 17.219 millones de euros, un 4,3% menos.

La aseguradora que dirige Antonio Huertas destaca que estos meses han estado marcados por "la fuerte depreciación de las principales monedas de los países en los que opera" un 24,5% de la lira turca; un 17,5% del real brasileño; un 7,6% del peso mexicano; un 6,1% del sol peruano y un 5,6% del dólar y por el descenso de los rendimientos financieros, consecuencia de los bajos tipos de interés. A tipo de cambio constante, los ingresos habrían crecido un 1,4% y las primas, un 2,2%, comenta la compañía en un comunicado.

 

Mapfre gana un 19% más pese a la "fuerte depreciación" de las divisas

 

El ratio combinado de Mapfre ha mejorado 0,7 puntos porcentuales, hasta situarse en el 98,1%, destacando la evolución de su negocio en España (especialmente en el negocio de automóviles, salud y accidentes), América Latina Norte, América Latina Sur y Mapfre Global Risks.

"El negocio en España sigue siendo el motor de crecimiento de Mapfre", apuntan en la nota de prensa de sus resultados. El área regional Iberia (España y Portugal) incrementó su volumen de primas un 13%, hasta los 5.939 millones. El beneficio, por su parte, se situó en 354 millones y el ratio combinado mejoró 2 décimas, hasta el 93,8%.

El patrimonio neto se situó en 9.798 millones de euros, mientras que los fondos propios, a cierre de septiembre de 2018, ascendieron a 8.267 millones de euros, un 5,9% menos. Los activos totales, por su parte, se situaron en 67.888 millones de euros, un 0,2% más. La deuda de Mapfre se incrementa en este período un 5,9% hasta los 2.386,3 millones.

La rentabilidad financiera (ROE) de Mapfre mejora dos puntos y se sitúa en el 9,2%. El ratio de solvencia a cierre de junio se situó en el 201,7%, con un 93,3% de capital de máxima calidad (TIER 1). Mejora en 1,5 puntos porcentuales.

Las inversiones del grupo al cierre de los nueve primeros meses de este año ascendieron a 49.883 millones de euros, correspondiendo el 54,4% a deuda soberana y el 18,7% a renta fija corporativa. En renta variable están el 5,3% de las inversiones; en inmuebles, el 4,3%; en fondos de inversión, el 2,6%; en tesorería el 5,2%, y el otro 9,5%, en otras inversiones.

El próximo 20 de diciembre la compañía abonará el dividendo a cuenta, aprobado por el consejo de administración, de 6 céntimos por acción con cargo a los resultados del ejercicio 2018.

Buena evolución de las primas

Desde el banco de inversión Renta 4 apunta que estos resultados muestran una "buena evolución de las primas, aunque con menor resultado técnico y un fuerte impacto de divisa".

"Los resultados se han situado por debajo de nuestras estimaciones tanto en primas brutas como en beneficio neto. En comparativa con el consenso, las primas brutas se han situado un 2% por encima de lo previsto, sin embargo el beneficio neto ha sido un 10% inferior. Por ramos, mejor comportamiento de las primas en Vida, un 9% por encima del consenso. Peor evolución del negocio de No Vida, con una primas en línea con el consenso y un resultado técnico muy inferior al esperado", explica en un informe la analista de Renta 4, Nuria Álvarez.