La empresa austríaco-canadiense Magna, una de las principales candidatas a adquirir Opel, pretende cerrar la planta de dicha compañía automovilística en la ciudad belga de Amberes, según publica hoy la prensa de este país. De hacerse con la filial europea de General Motors, el consorcio austríaco-canadiense haría recortes "más importantes que los anunciados hasta la fecha", según el diario belga "L'echo", que cita el plan de negocios de Magna, al que tuvo acceso la revista austríaca "Format".