El fabricante canadiense de componentes Magna ha cambiado su oferta para entrar en el capital de la firma automovilística alemana Opel, del grupo General Motors, de modo que ahora tanto esta firma como el banco ruso Sberbank se harían con el 27,5% de la empresa germana. Antes de este cambio, el acuerdo contemplaba que el accionariado resultante quedara dividido en un 35% para General Motors, en un 35% para Sberbank, mientras que Magna mantendría un 20% de las acciones y los trabajadores de la firma alemana tendrían un 10% del capital total.