Magna se ha comprmetido con el Gobierno de España, el comunitario de Aragón  y los sindicatos a mantener el porcentaje de producción que la planta de Opel España tiene en la actualidad a partir de 2013 -de un 72%-, mientras que ha propuesto que hasta ese año el porcentaje de producción español se reduzca hasta el 70%.