El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, apeló hoy a mantener el compromiso con los derechos humanos en tiempos de crisis económica y, sobre todo, abogó por dar espacio a todas las naciones, ricas y pobres, en el debate para solucionarla. "Ahora más que nunca, en un momento de desasosiego económico, los derechos humanos deben ser un tema indispensable en cualquier estrategia para superar la crisis mundial que comenzó en septiembre del 2008", dijo Lula durante su discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que agregó: "A pesar de que Brasil forma parte del G-20, debo decir que la situación de crisis exige la participación de todos los países del mundo".