Los viajeros españoles presentaron 3.200 reclamaciones en el mes de junio y la primera quincena de julio, lo que supone un incremento del 22 por ciento respecto al año pasado debido a la crisis económica y el consumidor "no quiere que le saquen ni un euro", según indicaron desde la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI).