Los representantes de los trabajadores de General Motors en Europa, reunidos hoy en Amberes (Bélgica), acordaron rechazar los recortes salariales por valor de 265 millones de euros anuales que planea llevar a cabo la empresa dentro del plan de saneamiento para sus plantas en el viejo continente. La reunión del Foro Europeo de Trabajadores de GM Europa, a la que asistió una delegación de los empleados de la fábrica de Figueruelas (Zaragoza, España), también descartó convocar un paro a nivel europeo hasta que GM detalle sus planes para Europa en una reunión que se celebrará el próximo lunes en la ciudad alemana de Rüsselsheim.