Las pérdidas vuelven a los mercados asiáticos con cesiones del 0.62% en el Nikkei. El selectivo japonés ha alcanzado los 16.312 puntos arrastrado por las pérdidas de Toyota y Mizuho Financial. De nuevo llegan temores renovados sobre la situación de la economía estadounidense. Además la debilidad del yen con respecto al dólar ha lastrado la cotización de las compañías exportadoras como Canon, aunque la caída se ha visto compensada por el sólido balance de las siderúrgicas, principales compañías refugio preferidas por los inversores.