Los precios de la gasolina sin plomo de 95 octanos y el gasóleo de automoción, los carburantes más demandados en España, han marcado nuevos récord esta semana, que les llevan a acumular subidas en lo que va de año del 14,5% y el 22,8%, respectivamente. Según los datos del Boletín Petrolero de la UE del pasado 14 de julio, el litro gasóleo de automoción se vendía a un precio medio de 1,329 euros, mientras que la gasolina sin plomo costaba 1,276 euros. Con estos precios, llenar un deposito medio de 55 litros de gasolina cuesta 70,1 euros, 8,9 euros más que en enero, mientras que en el caso del gasóleo supone desembolsar 73 euros, 13,5 euros más. Comparado con los datos de hace un año, el incremento se eleva a 10 euros para un coche de gasolina y a 19,1 euros en uno de gasóleo. No obstante, los precios después de impuestos en España continúan por debajo de la media de la Europa de los Veintisiete y de los Quince.