Si el dato del índice IFO alemán se quedó por debajo de lo previsto por el mercado, las cifras de pedidos industriales de la eurozona han deparado un signo menos negativo que el esperado. En el mes de abril, registraron un descenso del 0,4%, inferior en todo caso el 1% vaticinado por los analistas.