Los países de la moneda única inauguraron hoy una nueva etapa de mayor cooperación económica para mejorar la competitividad en la Eurozona, al mismo tiempo que constataron que la recuperación es aún "frágil". El encargado de dirigir este proceso será el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, que hoy logró el respaldo de los Dieciséis para continuar al frente de la presidencia del Eurogrupo durante dos años y medio más, con un programa precisamente sobre el incremento de la coordinación de las políticas.