La bolsa española pisa firme en los recortes y, al ritmo del 1,50%, se coloca en los 13.230 puntos. Una caída que no obvia las recientes palabras de la OCDE – que rebaja cinco décimas la previsión de crecimiento para los países miembros- y que advierte de que la economía española crecerá un 1,6% en 2008. Unas declaraciones que presentan una inflación récord del 3,4% para la eurozona, a causa de petróleo y alimentos. Y justo en el día en que el precio del crudo contínua su descenso en los 124 dólares y el euro se intercambia por 1,5455 dólares. Con estas referencias como telón de fondo, no es de extrañar que las ventas en el resto de plazas europeas se hayan impuesto con claridad.
Si éramos pocos…suele decir el refranero español. Las últimas palabras de la OCDE, por las que revisa a la baja sus previsiones de crecimiento para 2008, ha sido la gota que ha colmado el vaso bajista en el que estaba inmerso el mercado español. El Ibex 35 desciende un 1,50% y alcanza los 13.230 puntos. El organismo ha sido claro cuando ha admitido que la economía de los países miembros crecerá un 1,8% en 2008, una brecha que se amplía para la economía española donde el PIB crecerá al 1,6% este año y el 1,1% en 2009. Sobre la inflación, también será récord pero ésta por las alzas que experimentará, pues cifra en el 3,4% el crecimiento de inflación para la eurozona. Con estos datos, las ventas en el resto de plazas europeas se imponen con claridad. El DAX cede un 1,47% mientras que el Euroxtoxx cede un 1,57%. El FT-100 descuenta un 1,69% después de conocer que la confianza del consumidor británico cae a su nivel más bajo en cuatro años, hasta las 69 unidades.