Los ministros de Finanzas de la zona euro han relativizado el impacto del alza de la moneda única frente al dólar y de los precios del petróleo en el crecimiento económico del continente, aunque sí reconocen que las exportaciones podrían verse afectadas. El presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, ha señalado que "estaba más preocupado en la época en la que el euro era demasiado débil".