El Ibex cierra sus puertas con un recorte del 0,85% al arrastrar durante toda la sesión las declaraciones de Greenspan y la revalorización en los precios de crudo que no han permitido que el selectivo mantenga los máximos en los que cerró ayer.
El mercado español ha cerrado la sesión en los 15.094 puntos. A pesar de las recomendaciones de los expertos, por las que consideran lógica la corrección después de las subidas verticales que vivieron los mercados, el nerviosismo se ha apoderado de los inversores que han deshecho sus posiciones en bolsa.