La Bolsa de Nueva York apenas aporta pistas sobre el rumbo que tomará de cara a la apertura. Los futuros de Wall Street se mantienen planos, de cara a una jornada escasa de referencias de peso. Entre las más destacadas figuran las cifras de ventas de automóviles de febrero, que podría deparar el peor dato desde septiembre de 2008, según los analistas de Barclays.