El mercado americano se prepara para abrir en negativo la sesión. El S&P500 cede un 0.6% y marca los 1597 puntos. El Dow Jones cede en torno a un 0.6% al cierre de la sesión mientras que el tecnológico supera el medio punto porcentual de caída, hasta los 2906 puntos. La inestabilidad causada en Europa al calor de la dimisión del ministro de asuntos exteriores portugués ha vuelto a poner en jaque a los índices. En el mercado de divisas, el euro sube frente al dólar, en las 1.2956 unidades. 

Jornada de números rojos en la renta variable del otro lado del Atlántico. En Wall Street se deja sentir la inestabilidad que han causado las recientes dimisiones en la cúpula del gobierno portugués y que han provocado la subida de los mercados de deuda y, por ende, la caída de los de renta variable. A ello se ha unido, dicen los medios americanos, la rebaja en la calificación de tres de los grandes bancos europeos: Credit Suisse, Deutsche Bank y Barclays por parte de Standard & Poors.

Los inversores americanos están pendientes de varios informes que podrían servir de preludio al informe de empleo del próximo viernes. El departamento de empleo publicará las peticiones de subsidio por desempleo a las 14.30 horas mientras que la ADP publicará su informe mensual de empleo del sector privado. Para el dato del viernes, los economías de CNN Money prevén la creación de 155.000 empleos, con lo que la tasa de desempleo bajaría hasta el 7.5% en junio.

Además, se conocerá el ISM del sector servicios, que podría alcanzar el nivel de 54, frente a los 53.7 puntos del mes precedente.

Media sesión por el 4 de julio


Sesión corta en Wall Street- los mercados cerrarán antes y reabrirán el próximo viernes por la celebración mañana del 4 de julio- podría hacer que la ausencia de volumen inyecte más volatilidad a los índices. Las noticias empresariales vienen marcadas por Michael Dell, que ha incrementado su oferta de 24.400 millones de dólares por Dell, añadiendo más presión al multimillonario Carl Icahn, quien ya dijo que había comprometido más de 3.000 millones de dólares para respaldar una propuesta alternativa.

Avon se ha deshecho de su negocio de joyería, Slilpada Designs, por 85 millones de dólares. Una operación que se produce apenas tres años después de comprarla por 650 millones de dólares.