La bolsa neoyorquina quiere recuperar la senda alcista tras la ruptura de ayer y, por el momento, dos de sus índices apuntan hacia la zona de ganancias. Europa que amanecía teñida de rojo, ha decidido darse la vuelta a media sesión, quizás olvidando el encuentro prácticamente infructuoso que ayer mantuvieron en el Eliseo la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy. El par euro/dólar muestra, de nuevo, su fortaleza y escala posiciones hasta el 1,45.

A la espera de que se dé a conocer el dato sobre los precios a la importación, Wall Street respira tranquilo. Las previsiones esperan que muestre una subida del 0,1%, después de la caída en junio del 0,4%. Los futuros del Dow Jones cotizan con subidas del 0,4% y los del S&P 500 también suben casi un 0,4%. En cambio, el Nasdaq Composite espera el inicio de campana sin tendencia.

El dato que sí se ha dado a conocer ya es el correspondiente al número de solicitudes de hipotecas semanal que ha rebotado un discreto 4,1%, frente a la subida de más del 21% de hace dos semanas.

El parqué neoyorquino ponía fin ayer a tres sesiones consecutivas de ganancias y cerraba sumido en la decepción la sesión del martes con pérdidas inferiores, en todo caso, para el Dow Jones de industriales como para el Nasdaq del 1%.

Mientras tanto en Europa, el Ibex 35 que abría la sesión con una caída del 0,68%, repunta ahora un 0,16% y se coloca en los 8.692 puntos. El Eurostoxx 50 sube a esta hora también otro 0,31% y el Cac francés hace lo propio, un 0,72% arriba. El Dax germano es el único que aguanta nadando a contracorriente con una caída del 0,43%, perdidos ya los 6.000 puntos.