Los futuros sobre los principales índices de acciones en Estados Unidos caen este viernes después de la publicación de un informe del sector laboral que muestra que la economía sigue eliminando empleos. La economía estadounidense perdió 84.000 puestos de trabajo en el mes de agosto, frente a la destrucción de 75.000 empleos que esperaban los expertos. La tasa de paro de agosto se situó en el 6,1%, su nivel más alto desde septiembre de 2003, frente al 5,8% esperado y el 5,7% del mes anterior. En tanto, el anuncio de Goldman Sachs Inc. de que ha reducido de "neutral" a "vender" su recomendación para Merrill Lynch contribuía al pesimismo en el mercado. Hace unos momentos, los futuros sobre el S&P 500 caían 5,4 puntos a 1.231,20, los del Nasdaq 100 descendían 5,25 puntos hasta 1770,50 y los del Promedio Industrial Dow Jones retrocedían 47 puntos hasta 11153.
El jueves, las acciones en Estados Unidos cerraron con fuertes bajas, afectadas en parte por las noticias adversas provenientes de los sectores laboral, financiero y minorista. Las preocupaciones en torno a la elección presidencial también habrían contribuido a los descensos. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 344,65 puntos a 11188,23; el índice Standard & Poor's 500 descendió 38,15 a 1236,83, mientras que el Índice Compuesto Nasdaq perdió 74,69 puntos a 2259,04. El viernes el mercado se concentra en los datos de empleo. La economía estadounidense perdió 84.000 puestos de trabajo en el mes de agosto, frente a la destrucción de 75.000 empleos que esperaban los expertos. La tasa de paro de agosto se situó en el 6,1%, su nivel más alto desde septiembre de 2003, frente al 5,8% esperado y el 5,7% del mes anterior. Los datos de creación de empleo de junio y julio se revisaron a la baja en 58.000 empleos, resultando un total de 160.000 empleos destruidos para los dos meses. Y algo más, Goldman Sachs Inc. redujo el viernes de "neutral" a "vender" su recomendación para Merrill Lynch (MER) e incorporó la acción a su lista de venta con convicción. Goldman, que atribuyó la medida a la valuación de la acción y a la probabilidad de nuevas rebajas contables, asignó un precio indicativo de US$22. En negociaciones previas a la apertura, las acciones de Merrill caían un 5% a US$24,90.