Los fondos de Deutsche Bank que invierten en activos hipotecarios de alto riesgo se han depreciado un 30% en el mes de agosto. Los fondos tipo ABS, como se donominan a estos activos, bajaron su rentabilidad desde los 3.000 millones de euros hasta los 2.100 millones. Por el momento, el fondo continua su recorrido en contra de la suspensión que ayer hizo BNP Paribás sobre el cálculo de tres de sus fondos adosados a créditos inmobiliarios.