La compra de bonos del Tesoro de EEUU por parte de China en enero fue la más baja desde el pasado mes de junio, lo que indica, en opinión de los economistas locales, que Pekín está perdiendo el apetito por la deuda gubernamental de Washington, de la que es el principal acreedor. "Las compras del Tesoro de EEUU van a reducirse, debido a la caída del superávit comercial", señaló el economista jefe del Banco de las Comunicaciones de China, Erh-Cheng Hwa, en declaraciones publicadas hoy por el diario oficial "China Daily". En enero los bonos del Tesoro en manos de China aumentaron en 12.200 millones de dólares hasta los 739.600 millones de dólares (567.000 millones de euros), según el último informe de la institución estadounidense, publicado ayer.