Los senadores demócratas Barbara Boxer y James Webb han propuesto un impuesto del 50% sobre los bonus entregados por los bancos estadounidenses que han recibido ayudas públicas. Las compensaciones a las que se aplicaría ese gravemen serían las que superen los 400.000 dólares.