Los analistas de Bankinter consideran que las bolsas  deberían animarse a medida que avanza la sesión mientras continúa la volatilidad en bonos.  Los expertos alertan sobre el bitcoin, ya que Corea estudia su prohibición.

Las bolsas cuentan con el aliciente de unos datos macro europeos que apuntan en la buena dirección aunque las bolsas asiáticas vienen con ligeras caídas. En Japón, el Indicador Adelantado cumple con las expectativas y anticipa un buen comportamiento de una economía donde la Tasa de paro es de apenas el 2,7% y los tipos de interés a largo plazo se mantienen próximos a cero (~0,06% en la TIR del 10 A).

El PIB alemán y la Producción Industrial en la UEM confirmarán el buen momento de la Eurozona cuyos índices de actividad sorprenden positivamente. El BCE publica las Actas de su última reunión (14/12/2017) aunque no esperamos sorpresas. El crecimiento económico es generalizado por países y sectores de actividad y las perspectivas de crecimiento se revisan al alza.

La gestión de la política monetaria es prudente porque las perspectivas de inflación siguen alejadas del objetivo de estabilidad de precios (~2,0%) y la Tasa de Paro todavía supera los niveles pre-crisis. La normalización de la política monetaria será muy gradual y los tipos de interés permanecerán en niveles bajos más allá de la finalización del programa de compra de activos –previsto para finales de 2018-.

En este entorno, las bolsas deberían animarse a medida que avanza la sesión mientras continúa la volatilidad en bonos. Cuidado con el Bitcoin porque Corea, principal mercado en términos geográficos para el Bitcoin estudia prohibirlo.

Ayer: “Las bolsas se toman un respiro pero impera el optimismo de cara a los resultados empresariales.”

 Las bolsas registraron caídas en una sesión sin apenas referencias macro. Nuestra estrategia de inversión está funcionando y los bancos lideran las subidas en Europa - ajuntamos informe con nuestras preferencias en el sector -. Lo de ayer fue un descanso porque impera el optimismo de cara a la campaña de resultados empresariales.

En Bonos aumentó la volatilidad. El menor volumen de compras por parte del BoJ no ayuda y los rumores sobre un posible cambio en la política de inversión por parte de China tampoco. En divisas, la Libra acusó el deterioro en la Balanza Comercial en Reino Unido y el Dólar estuvo titubeante.