Los activos del Tesoro americano negociados en el mercado secundario vuelven a vivir otro día de duras concesiones ante la posibilidad de que la Reserva Federal suba el precio del dinero. El bono a 2 años eleva su rentabilidad –inversa al precio- hasta el 2,94%, frente al 2,4% de la semana pasada. El activo con vencimiento a 10 años renta al 4,07%, mientras que la deuda europea también se contagia de las declaraciones de Ben Bernanke, que volvió a insistir en que lo importante es la estabilidad de los precios y minimizó las posibilidades de una caída substancial de la economía. El bono español a 10 años renta ahora al 4,83%, mientras que el alemán lo hace al 4,54%.