El banco hongkonés Bank of East Asia (BEA) anunció hoy una caída del 52,4% de sus beneficios netos para la primera mitad de 2008, hasta los 894 millones de dólares de Hong Kong (unos 114 millones de dólares, 74 millones de euros). Esta cifra de beneficios se sitúa por debajo de las expectativas de los analistas. El descenso de los ingresos netos (aún provisionales) del quinto mayor banco de Hong Kong se debió a una depreciación de la valoración en sus obligaciones de deuda con garantía, ligada a la crisis crediticia mundial.