Los bancos británicos nacionalizados están actualmente bajo presión para que presten más barato después de que el tipo de interés interbancario (Libor) cayese a su nivel más bajo en más de veinte años. El Líbor se situó el miércoles por debajo del uno% por primera vez desde que se estableció en 1986, lo que significa que los bancos nunca habían podido obtener créditos tan baratos. Sin embargo, quienes quieren comprar una casa no han podido beneficiarse ya que los intereses hipotecarios a dos años para los nuevos clientes pasó de un 3.73% hace un mes a un 3.77% ayer, miércoles, según los analistas de Moneyfacts.