La confianza del consumidor alemán se reducirá en enero del próximo año, según un sondeo que ha contradicho los indicios de repunte en el gasto del consumidor.
La economía alemana ha reducido su dependencia de las exportaciones. El sondeo adelantado a cerca de 2.000 alemanes realizado por la firma de investigación de mercado GfK estima que los hábitos de consumo en el país romperán una racha de seis meses al alza en enero, ya que caerían a un nivel de 5,4, equivalente a medio punto porcentual de crecimiento en la demanda interna respecto a enero del 2010.