Los accionistas de Royal Bank of Scotland Group  aprobaron el viernes una propuesta para canjear acciones preferentes por ordinarias, lo que allana el camino para una mayor participación del Estado en el banco. Con un 99,71% de los votos, los accionistas aprobaron recaudar 5.370 millones de libras con la emisión de acciones ordinarias nuevas que suplirán a acciones preferentes valoradas en 5.000 millones de libras emitidas por el Estado en diciembre. Dichas acciones preferentes fueron emitidas en una ampliación de capital de 20.000 millones de libras después de que las autoridades impusieran unas exigencias de capital más estrictas sobre los bancos ante el colapso de Lehman Brothers Holdings Inc. en septiembre y la consiguiente caída de la confianza de los inversores en los bancos.