Las acciones estadounidenses cerraron estables el lunes por un rebote de última hora del sector financiero, que logró compensar los temores a que China ajuste su política monetaria y dañe la recuperación de la economía mundial. El promedio industrial Dow Jones ganó 17,46 puntos, o un 0,16 por ciento, a 10.642,15 unidades. El índice Standard & Poor's 500 avanzó 0,52 puntos, o un 0,05 por ciento, a 1.150,51 y el índice tecnológico Nasdaq Composite cedió 5,45 puntos, o un 0,23 por ciento, a 2.362,21.


Las acciones de empresas financieras saltaron sobre el final de la sesión luego de que el senador Christopher Dodd, jefe del Comité Bancario del Senado, propuso una nueva reforma de la regulación financiera que, según inversionistas, no trajo sorpresas.

"El anuncio de Dodd de esta tarde pudo haber generado algún sentimiento negativo e incertidumbre a la espera de ver qué iba a decir", dijo Paul Mendelsohn, estratega de inversiones de Windham Financial Services.

El índice KBW de bancos subió un 0,2 por ciento, tras haber llegado a caer hasta un 1,2 por ciento más temprano en la sesión.

El índice referencial de la bolsa de Shangái cayó el lunes a un mínimo de cinco semanas por expectativas de que el banco central de China aplique medidas para recortar el crédito y frenar la inflación.

Los sectores que dependen del crecimiento económico mundial fueron fuertemente golpeados el lunes, incluyendo al de energía, que bajó un 1 por ciento por un descenso de los precios del crudo.

Las acciones de fabricantes de semiconductores perdieron un 1,4 por ciento tras bajas de recomendación de corredurías.

El índice de energéticas del S&P fue el de peor desempeño por la baja del precio del petróleo, que sufrió por la fortaleza de la divisa estadounidense.

Las acciones de Google  bajaron un 2,8 por ciento a 563,18 dólares, luego de que el mayor buscador de internet dijo que sigue en conversaciones con el Gobierno chino sobre la censura a su portal en ese idioma, pese a señales de que la empresa cerraría ese negocio.