Las ventas minoristas en China, el principal indicador del consumo, han subido en mayo un 15,9 por ciento con respecto al mismo mes de 2006. El aumento de los precios y de los ingresos ha impulsado este repunte. Se trata de la mayor subida desde mayo de 2004 y, con ella, el incremento de los cinco primeros meses del año se queda en el 15,2 por ciento.