Las ventas minoristas en el Reino Unido crecieron al menor ritmo desde marzo de 2006, mientras que los precios de la vivienda cayeron por primera vez en siete años, lo que da pie a que el Banco de Inglaterra baje los tipos en su próxima reunión. Las ventas en los establecimientos se incrementaron un 0,3% en 2007 respecto al año anterior. El precio de la vivienda cayó el 0,8% en el último trimestre, la primera caída desde 2000.