Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo han caido en 19.000 durante la semana que terminó el 1 de septiembre, hasta las 318.000, según datos del departamento de Trabajo de EEUU. Los expertos esperaban cifras promedio de entre 320.000 y 330.000, por lo que la referencia es mejor de lo esperado.