Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo crecieron en 2.000 unidades durante la semana que terminó el 30 de junio para situarse en las 318.000, según el departamento de Trabajo de EEUU. Una cifra que se ajusta a las expectativas que manejaban los analistas. Por su parte, las solicitudes que se hacen de manera recurrente -las anteriores corresponden a las personas que las realizan por primera vez- subieron hasta 2,51 millones.