Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo crecieron en 16.000 durante la semana que terminó el 29 de septiembre para totalizar 317.000, según acaba de anunciar el departamento de Trabajo de EEUU. Los expertos esperaban cifras promedio de 310.000, por lo que la referencia es peor de lo esperado. La media de las últimas cuatro semanas, que es un dato menos volátil y más fiable, subió en 500 solicitudes para situarse en 312.750.