Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ascendieron a 1.727 durante el segundo trimestre del año, lo que supone un incremento del 173,7% respecto a igual periodo de 2008.